La historia de la AGA

La Asociación Guatemalteca de Astronomía (AGA) nació en 2001 y a la fecha, se reunen los últimos miércoles de cada mes. (Imagen: Edgar Castro Bathen) 

La Asociación Guatemalteca de Astronomía (AGA) nació en 2001 y a la fecha, se reunen los últimos miércoles de cada mes. (Imagen: Edgar Castro Bathen) 

A principios del año 2000, un grupo de entusiastas de la astronomía acostumbraba reunirse de vez en cuando en el Instituto Nacional de Sismología Vulcanología Meteorología e Hidrología (INSIVUMEH) a observar con telescopios y a platicar de sus observaciones. Algunos eran miembros del primer club de astronomía que hubo en Guatemala, el recordado “Astroclub”, fundado por el geólogo Héctor Roberto Caballeros Barrios (QEPD).

Don Roberto Caballeros era una persona fabulosa, tenía muchos conocimientos del cielo y los compartía generosamente con toda aquella persona que se acercara a su tienda de equipos campestres con deseos de aprender de las estrellas. 

A mediados de los 80, el paso del cometa Halley generó mucho entusiasmo y miles de aficionados, pues todo el mundo lo quería ver después de su glorioso paso en 1910, cuando la Tierra se metió en su cola y miles pensaron que el mundo se iba a envenenar.

En el 85-86, sin embargo, el Halley fue otro, débil, menos brillante, apocado, ya era más fama que otra cosa, aunque su cola todavía pudo ser observada por los aficionados a la astronomía, dentro de los cuales se cuenta el autor.  El mérito del cometa Halley fue dejar tras de sí una generación de astrónomos aficionados que formaron agrupaciones y clubes en todo el mundo. En Guatemala se creó el Astroclub, en el Salvador ASTRO, en Costa Rica ACODEA y así surgieron muchas agrupaciones que yo llamo “las hijas del Halley”. 

El Astroclub era emocionante, sus miembros se reunían semanalmente a hablar de estrellas y a observar galaxias lejanas, contando con alguien tan ilustrado como don Guillermo Vassaux Estévez, el último de los enciclopédicos, quien lamentablemente ya nos dejó. Los miembros del Astroclub fueron maestros, enseñaban la ciencia de las estrellas tan sólo por el placer de enseñar. Pero ellos no tenían intenciones de cubrir el territorio nacional ni de ser conocidos internacionalmente. Su lema era “estudiar y observar el Universo” y disfrutar haciéndolo. 

El “novato” del grupo era el autor de estas líneas, quien para hacer algo fungía como secretario, tomando nota de todo lo que se hablaba. Era el menos experimentado, el nuevo, el alcanza bolas, el “tontín” del grupo. Sin embargo, los maestros eran tan buenos que aprendí mucho y pude hacer grandes progresos en poco tiempo. Un día pensé: ¿qué pasaría si se legalizara un grupo de astronomía? ¿si cubriéramos el país? ¿si pudiéramos tener contactos internacionales?

Mi maestro de cielo profundo, el doctor Roberto Monterroso, se me quedaba viendo con gracia y seguía diciendo “esta es la constelación de Cetus, se encuentra en el cielo del sur y tiene secretos maravillosos”; era 1989. 

En 1991 ocurrió el eclipse total de Sol y el Astroclub acertó al haber decidido ir a verlo a las playas del puerto de San José, teniendo una vista perfecta e inolvidable del mismo. Fuimos con los camarógrafos del Canal 13 que confiaron en nosotros y afortunadamente no salieron decepcionados.

El tiempo siguió y poco a poco el grupo se fue haciendo más pequeño. Fue entonces cuando unos cuantos decidimos empezar a reunirnos en las instalaciones del INSIVUMEH, gracias al apoyo del ingeniero Eddy Sánchez, quien nos proporcionó una sala de sesiones para hacer nuestras reuniones. Allí ocurrió una conjunción maravillosa. 

Coincidimos un grupo de aficionados de las estrellas que quería hacer algo más serio, Edgar Castro,  Álvaro González, Sergio Barillas, Jorge Figueroa, Jorge Solano e Ivan Javora. Y tomamos la decisión de fundar la Asociación Guatemalteca de Astronomía. Esta sería una asociación civil, legalmente establecida que tuviera personería jurídica con la idea de subsistir por muchos años. Y así, en 2001 nació la AGA.

Desde ése entonces, en el último miércoles de cada mes los socios se reúnen a partir de las siete de la noche, en el salón de conferencias del INSIVUMEH, 7ª avenida 14-57 zona 13, allí se ofrecen charlas y conferencias sobre temas diversos relacionados con la Astronomía. Además, se organizan actividades extraordinarias para que los socios puedan convivir.

El número de miembros varía, pero en promedio se mantienen 25 personas quienes participan en actividades especiales, como excursiones de observación, charlas de personalidades de la astronomía, acceso a foros de astronomía en Latinoamérica, visitas de científicos y otras.

La misión de la AGA es promover la búsqueda del entendimiento del Universo y nuestro lugar en él, a través del estudio e investigación de los fenómenos astronómicos y compartir los mismos con el público en general. Su visión; ser la fuente de información astronómica más confiable del país.

Objetivos:

a) Estudiar, divulgar, impulsar y preservar la Astronomía y ciencias afines.

b) Facilitar la práctica y el estudio de la ciencia de la Astronomía en Guatemala para sus asociados.

c) Divulgar correcta y oportunamente la información sobre eventos astronómicos en el país.

d) Intercambiar información con entidades similares en el país o en el extranjero.

e) Fomentar la comunicación entre personas que se interesen por el tema de la Astronomía.

“Ha sido una experiencia gratificante para mí el poder compartir experiencias y conocimientos astronómicos con otros socios que han venido a enriquecerme”, expresa Marvin Grijalva, miembro de la Asociación Guatemalteca de Astronomía (AGA). 

Más información: 

Si usted desea asistir a las sesiones, asociarse y participar puede comunicarse por whatsapp al 5903-3077 o por medio de Facebook a través de la página www.facebook.com/AGA.GUATE.

26 de agosto de 2016, 11:08

cerrar