La historia de un cohete chino

Cohete Larga Marcha de origen chino. (Foto: Sputnik)

Cohete Larga Marcha de origen chino. (Foto: Sputnik)

Todo empezó a las 10:30 de la noche del 27 de diciembre de 2016. Recibí una llamada de Maiky Ayanami, la cual no pude contestar, pues esa noche había decidido acostarme temprano. Había ido a un convivio post-navideño y ya estaba bastante relajado como para contestar llamadas. En eso entró otra llamada. Luego mensajes de Whatsapp, varias personas decían haber visto algo en el cielo. Ariel Acuña me mandó un video que mostraba un meteoro en el cielo, deshaciéndose, había sido tomado en la zona 10, hacía sólo unos minutos. 

Entonces me senté a la orilla de la cama y empecé a devolver llamadas. Platiqué con Ariel Acuña y me contó que acababan de ver varias bolas de fuego cruzando el cielo, parecido al video del transbordador espacial cuando explotó. (Se refería al transbordador espacial Columbia, qué explotó a su reentrada en la atmósfera, el 2 de febrero de 2003)

Los fragmentos del transbordador espacial Columbia en 2003. (Foto: Boston Sunday Globe)
Los fragmentos del transbordador espacial Columbia en 2003. (Foto: Boston Sunday Globe)

El video del objeto brillante lo había grabado Dannya de Acuña, su esposa, pues estaban casualmente en un lugar abierto, celebrando su cumpleaños. Fue muy impresionante. El objeto daba la impresión de que iba a caer. 

Al verlo, me pareció un meteoro natural, entrando a la atmósfera y fragmentándose por efectos de la fricción con la misma. A los pocos minutos empezaron a entrar más llamadas, mensajes por Whatsapp y Facebook.  

Subí el video a mi página de Facebook, para notificar a todas las personas que lo leen, y ver si había más reportes. Efectivamente, llegó el reporte de Julio Vannini, presidente de la Asociación Nicaragüense de Astrónomos Aficionados “Carl Sagan” (ANASA), informando que habían visto el objeto. Consta en su reporte que Sergio Briones, Vannini y otros observadores aficionados se encontraban realizando observación astronómica en las cercanías del empalme Diriomo-Granada. Se pudo observar la entrada en la atmósfera del objeto, el cual empezó a desintegrarse de una manera peculiar: (1) trayectoria horizontal (a unos 10 grados de elevación), (2) desintegración paulatina del mismo. 

Fotografía de las bolas de fuego, extraída de un video.
Fotografía de las bolas de fuego, extraída de un video.

Leonel Hernández Chávez, de la Asociación Salvadoreña de Astronomía (ASTRO) subió el aviso a la página de su asociación y eso permitió recibir nuevos reportes.   

Las opiniones y reportes no cesaban de llegar. Alfredo Medina, directivo de la Asociación Guatemalteca de Astronomía (AGA) indicó que los videos del objeto eran muy parecidos a los del Columbia y a otros de basura espacial desintegrándose en la atmósfera. Lo mismo Carlos Cáceres, el Profesor Daniel Güitz Guaján, de Asunción Mita, Jutiapa, y Adolfo José López de Retalhuleu. 

Juan Andrés Méndez de la capital, nos envió un excelente video tomado por Christopher Cross Villaseñor, en el cual se ven las bolas de fuego pasando encima de los observadores, el cual fue de lo mejor que obtuvimos. Fue tomado desde la playa de Monterrico, en la costa sur de Guatemala.

Luego vino otro reporte desde Costa Rica enviado por Waldemar de León, basado en un video de CNN, el cual comentaba Víctor Fung, conocido astrónomo aficionado costarricense, quien opinó que probablemente se trataba de un bólido que había pasado sobre el mar. Afortunadamente se capturó la hora: 10:25 pm, cinco minutos antes de que fuera visto en Guatemala.

 Foto extraída del video publicado por CNN en Costa Rica .
Foto extraída del video publicado por CNN en Costa Rica .

Con esa base, procedí a hacer un cálculo muy simple, aprovechando instrumentos disponibles, como Google Maps y la información de las observaciones que nos habían llegado, para hacer una estimación rápida de la velocidad del objeto. 

Trayectoria del meteoro. (Imagen: Édgar Castro Bathen)
Trayectoria del meteoro. (Imagen: Édgar Castro Bathen)

Mientras tanto, Julio Vannini, de Nicaragua, le apuntaba a basura espacial. Igual Gustavo Ballan, de Argentina.   

Jorge Coghlan, Director del Centro de Observadores del Espacio, de Santa Fé, Argentina, opinaba al igual que yo al principio, que se trataba de un meteoroide natural, de material interplanetario, pero posteriormente (3 de enero) al revisar mejor los videos dijo: “ Viendo ahora el video de la playa y la forma de desintegración, como ya expresé, es muy parecida a la de cuerpos satelitales, un dato es el tiempo de duración y la baja velocidad. Me parece que fue satelital”. 

El resultado de las observaciones de Costa Rica y Guatemala nos dio que el objeto llevaba una velocidad de 23 mil 720.88 kilómetros por hora. Por nuestra experiencia, sabemos que un bólido natural ingresa a la Tierra a una velocidad de 180 mil kilómetros por hora o más rápido. Por lo que éste dato fue clave para descartar la posibilidad de un meteoroide proveniente del espacio. Se trataba de basura espacial. 

Gustavo Ballan, astrónomo de mucha sagacidad y Julio Vannini, pasaron la noche del 2 de enero 2017 realizando cálculos y más cálculos matemáticos, que apuntaban a que la trayectoria publicada estaba equivocada, los cuales probaron estar correctos cuando se averiguó lo que viene a continuación.

El 4 de enero de 2017, la información aportada por Ricardo J. Tohmé, de Argentina, editor del website Astronomía Online, sirvió para dar con el culpable. Ricardo investigó, gracias a contactos de primera mano, que el cohete chino Long March 2D, despegó el 28 de diciembre a las 3:23 UTC, que equivale a las 9:23 pm hora local de Guatemala del 27 de diciembre de 2016, pero tuvo problemas al no alcanzar la órbita pretendida para colocar tres satélites.

La fuente de Ricardo J. Tohmé, fue el astrónomo Jonathan McDowell del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics, y él le confirmó que a esa hora despegó un cohete de la clase Chang Zheng-2D desde Taiyuan, China, con la misión de poner en órbita tres satélites: los GaoJing 1 y 2 y el cubesat BY70-2. 

El lanzamiento chino fue un fallo parcial, dejando a los satélites en órbitas más bajas de lo planeado. El perigeo de la primera órbita de los satélites Gaojing fue a las 04:28 TU sobre Guatemala (10:28 hora local), con lo cual la posibilidad de que el meteoro haya sido producido por los restos del cohete lanzador ChangZheng-2D se volvieron prácticamente una certeza.

Trayectoria corregida. Cálculos de Julio Vannini y Gustavo Ballan.
Trayectoria corregida. Cálculos de Julio Vannini y Gustavo Ballan.

Con esto concluimos que:

Debido a que el lanzamiento del cohete chino fallido coincide con la fecha en que ocurrió el fenómeno, la órbita del cohete pasó sobre Guatemala a la hora que se reportó el objeto y los cálculos de velocidad son consistentes con un objeto en órbita y no con un meteoro natural, tenemos un alto porcentaje de confianza en que lo que vimos fueron los restos del cohete lanzador ChangZheng-2D quemándose en la atmósfera.  

Este fue un resultado obtenido usando el método científico, y los investigadores no se sesgaron, sino colaboraron para encontrar la verdadera causa, hasta que la encontraron.

Agradecimientos a:

-Jonathan McDowell, Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics 

-Ricardo J. Tohmé, Astronomía Online. 

-Julio Vannini, Presidente de la Asociación Nicaraguense de Astrónomos Aficionados ANASA.

-Gus Ballan, Liga Iberoamericana de Astronomía. 

-Victor Fung, astrónomo aficionado, Costa Rica.

-Milton Fernández Fernández, Costa Rica.

-Jonathan Ospina, Costa Rica.

-Leonel Hernández Chávez, Asociacion Salvadoreña Astronomía (ASTRO)

-Jorge Colorado, Asociacion Salvadoreña Astronomía (ASTRO)

-Jorge Coghlan, Director del Centro de Observadores del Espació y Secretario de LIADA.

-Alfredo Medina, Asociación Guatemalteca de Astronomía (AGA)

-Carlos Cáceres, Asociación Guatemalteca de Astronomía  (AGA)

-Adolfo José López, Asociación Guatemalteca de Astronomía  (AGA)

-Jorge Solano, Asociación Guatemalteca de Astronomía  (AGA)

-Jorge Figueroa, Asociación Guatemalteca de Astronomía  (AGA)

-Eleonora Poitevin, Asociación Guatemalteca de Astronomía  (AGA) 

Colaboradores esenciales: Dannya de Acuña, Ariel AV, Maiky Ayanami, Daniel Güitz Guaján, Juan Andrés Méndez (Chepito Oho), Christopher Cross Villaseñor

12 de enero de 2017, 13:01

cerrar