La nueva política y el Movimiento Ciego Nacional

Rodrigo Arenas se presentó al MP a esclarecer su situación legal. (Foto: Wilder López/Soy502)

Rodrigo Arenas se presentó al MP a esclarecer su situación legal. (Foto: Wilder López/Soy502)

La nueva política, sea esto lo que sea, está huérfana. No sabemos quién la debería liderar ni tenemos muy claro cómo. No adivinamos los nuevos mecanismos de financiamiento ni mucho menos de qué manera competirá con los dinosaurios de la vieja. Camina por ahora a ciegas.

Especialmente descorazonador ha sido presenciar estos días el cuestionamiento de uno de los proyectos de derecha que podía liderar el cambio: el Movimiento Cívico Nacional.

No han sido unos peligrosos comunistas quienes han puesto en aprietos a la organización sino conocidos empresarios que aseguraron que le dieron suculentas donaciones a su Presidente por indicación del entonces Ministro de Comunicaciones, hoy infame prófugo, Alejandro Sinibaldi.

Después de escuchar las explicaciones de Rodrigo Arenas, dirigente del susodicho movimiento, en varios medios de comunicación se abren dos versiones posibles y, pese a que una es mejor que la otra para sus intereses personales, ninguna es muy alentadora para su figura como líder renovador.

Rodrigo Arenas fue arraigado mientras se esclarece qué sucedió con los pagos recibidos en MCN por orden de Alejandro Sinibaldi. (Foto: Wilder López/Soy502)
Rodrigo Arenas fue arraigado mientras se esclarece qué sucedió con los pagos recibidos en MCN por orden de Alejandro Sinibaldi. (Foto: Wilder López/Soy502)

En el peor de los casos, el Presidente del Movimiento Cívico Nacional sirvió como cómplice de un hecho delictivo. Ayudó a sabiendas a triangular una comisión por el pago de una deuda, haciendo mal uso de la organización que todavía dirige.

Si hacemos sin embargo caso a la buena fe expresada por Arenas, la necesaria conclusión es que hizo las veces de alelado útil, manipulado por un conspirador profesional como Sinibaldi.

Este habría movido, sin saberlo Arenas, una sustanciosa cantidad de dinero, utilizando al MCN como pantalla. Le habría dicho a las empresas que extorsionaba como Ministro que le dieran donaciones a Arenas sabiendo, previa sutil persuasión, que este invertiría los capitales en una agencia de publicidad a su servicio.

Para mayor gravedad, la agencia se encargaría de una campaña potenciadora del #NoTeToca contra la candidatura de su competidor Baldizón en la campaña del 2015. Descorazonador contexto en todos los sentidos.

En cualquier escenario salió baboseado por Sinibaldi, persona con claras carencias intelectuales y bajo nivel formativo pero genio en el arte del baboseo sin parangón.  

Convivir con manipuladores de ese calibre, negociar con ellos, sentarse pensando que se va a ser igual de “listo”, es pecar de inocente.

La nueva política no puede jugar en el mismo campo y con las mismas reglas de la vieja. Ellos tendrán siempre la ventaja. Debe, si quiere tener éxito en 2019, crear nuevas condiciones y la historia de Arenas nos dice que, en cualquier caso, no se está consiguiendo.

Más de Daniel Haering:

 

 

09 de agosto de 2017, 05:08

cerrar