Las niñas que jamás debieron morir

Muy tarde llegaron las autoridades al Hogar "Seguro" Virgen de la Asunción. (Foto: Jesús Alfonso/Soy502)

Muy tarde llegaron las autoridades al Hogar "Seguro" Virgen de la Asunción. (Foto: Jesús Alfonso/Soy502)

La vida en el “Hogar Seguro” era cualquier cosa, menos segura.

De eso dieron cuenta, en su momento, reportajes periodísticos de La Hora y de Plaza Pública en que quedaron plasmadas las deplorables condiciones de este centro de acogida de los más vulnerables de Guatemala: los niños víctimas de vejámenes que pasan a la tutela del Estado, porque nadie más puede, o quiere, velar por ellos. 

Los familiares de las víctimas del Hogar Seguro no encontraban consuelo. (Foto: Jesús Alfonso/Soy502)
Los familiares de las víctimas del Hogar Seguro no encontraban consuelo. (Foto: Jesús Alfonso/Soy502)

Las historias de horror que los colegas de ambos medios plasmaron en sus notas pretendían hacer reaccionar a todas las entidades responsables, empezando por la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia, que tiene a su cargo el manejo de ese sitio. 

Lee además: PDH pide cierre del Hogar Seguro Virgen de la Asunción

Entre las denuncias hechas por los niños tomo literal esta: “Hasta 10 comparten un cepillo de dientes. Arrancan la esponja de las colchonetas de sus camas porque no hay papel higiénico o toallas sanitarias”. A lo que se suman maltratos por parte de monitores y profesores, manoseos a niños y niñas, así como intimidaciones por doquier. Todo, documentado por los reportajes antes mencionados.

Los bomberos trasladaron a las víctimas del Hogar Seguro Virgen de la Asunción. (Foto: Wilder López/Soy502)
Los bomberos trasladaron a las víctimas del Hogar Seguro Virgen de la Asunción. (Foto: Wilder López/Soy502)

¿El resultado directo? Más de 250 niñas y adolescentes han escapado de  este “centro de acogida” en los últimos tres años. Se teme que muchas de ellas hayan caído en redes de trata de personas, sin que nadie se haya preocupado por ellas. O que por lo menos intentara averiguar dónde están.

En 2016 se hicieron algunas destituciones y se solicitaron medidas cautelares en entidades internacionales, pero la  situación de los menores no mejoró. El día antes de la fatalidad del 8 de marzo, pretendieron hacerse escuchar. Exactamente por lo mismo: “maltratos y mala alimentación”. Más de 60 se fugaron; horas después, la tragedia.

Muchos jóvenes huyeron de este Hogar que nunca fue seguro. (Foto: Jesús Alfonso/Soy502)
Muchos jóvenes huyeron de este Hogar que nunca fue seguro. (Foto: Jesús Alfonso/Soy502)

Aquí ya no valen los minutos de silencio, como el de ayer en el Congreso de la República. Las destituciones también saben a poco, o a nada. Lo que hace falta es una profunda investigación que dé con los responsables de esa “masacre”, como la definió Hilda Morales, Procuradora Adjunta. Ese centro, como mínimo, debería ser clausurado. La tragedia del 8 de marzo no ocurrió por un “error humano” de un día, sino que es el resultado de un cúmulo de situaciones, negligencias y fallas que datan de años.

Más información aquí: Guatemala declara tres días de duelo por muerte de menores

Además, es de suma urgencia proteger a las niñas sobrevivientes, las pequeñas con quemaduras de hasta tercer grado que están en los hospitales nacionales. El terrible drama que viven es hasta de partida triple: al “Hogar Seguro” llegaron porque el Estado de Guatemala determinó, en su momento, que eran víctima de situaciones intolerables(objeto de abusos, obligadas a prostituirse y similares), o que, por ser huérfanas, nadie quería hacerse cargo de ellas. Son las “rescatadas”. ¿Rescatadas para vivir en el infierno? ¿Rescatadas para morir en él?  Vaya manera de conmemorar el Día Internacional de la Mujer. Vaya manera de desnudar a una sociedad enferma que no respeta la vida.

Mira aquí: Doña Alicia: "Temo por la vida de mi nieto en el Hogar Virgen de la Asunción"

*Las opiniones publicadas en las columnas son responsabilidad de su autor, no de Soy502

08 de marzo de 2017, 18:03

cerrar