En el país del "yo no fui" y "lo mío es persecución política"

Los acusados por corrupción pretenden hacerse pasar por perseguidos políticos. 

Los acusados por corrupción pretenden hacerse pasar por perseguidos políticos. 

Los rostros de los actores cambian. Un día puede ser el de un presidente en ejercicio, obligado a renunciar. Otro, el de un diputado que se estrena en el Congreso. La protagonista de ocasión también puede ser una magistrada de la Corte Suprema de Justicia, considerada todopoderosa desde siempre. O tal vez lo sea una jueza que no sepa cómo explicar el incremento de su patrimonio. O un ex funcionario que decide fugarse a pesar de férreas promesas de dar la cara. 

De todo ha habido en Guatemala desde abril de 2015. Difícil llevar la cuenta de cuántos diputados, presidentes de organismos del Estado, jueces, magistrados, ministros y demás están hoy sujetos a proceso por delitos que van, desde enriquecimiento ilícito hasta lavado de dinero, pasando por tráfico de influencias, abuso de poder, estafa y/o similares.

Lee aquí: Blanca Stalling compara a la CICIG con la policía de Hitler y Velásquez responde

 

Son decenas los intérpretes de esta telenovela del expolio. Y la mayoría parece ajustarse a un guión predeterminado, cuya primera parte es negarlo todoabsolutamente todo. ¿Desapareció dinero? "Yo no tenía nada que ver y solo seguía instrucciones", aseguró Roxana Baldetti hace apenas unos días cuando se refería a la "agüita mágica" del lago de Amatitlán, mientras afirmaba que el único que tomaba decisiones era su jefe. ¿Sospechas de enriquecimiento ilícito? "Todo es producto del trabajo honrado" han  dicho ya varios y varias, por más que no salen las cuentas de cómo un salario de funcionario permite adquirir mansiones, yates o helicópteros. 

La segunda parte de la trama "acordada" consiste en alegar persecución política. Lo han hecho casi todos los detenidos.  Blanca Stalling agregó  un nuevo elemento al comparar a la CICIG con la Gestapo y a este país con la Alemania nazi. Alejandro Sinibaldi acusó a la Comisión, en un comunicado divulgado por Twitter, de haberse constituido en la Inquisición del Siglo XXI, y el ex mandatario Pérez Molina comparó a Iván Velásquez con un director de circo. De vez en cuando, también aparece mencionado Dios. Ya sea  en forma de juramento, con presencia de biblias en audiencias públicas, o citando salmos.

Además: Blanca Stalling asegura que no usaba peluca y que todo fue "un montaje"

Eso sí, nada de presentar argumentos sólidos o confiables que den para pensar que la cosa va más allá de "ataques personales porque le caigo mal a Iván". La estrategia de los abogados defensores, vista hasta ahora, no abona a favor de sus causas.

Aquí el guión puede irse por varias rutas. Una es el intento de retrasar los procesos. Otra es recusar jueces cuando ya pasó el tiempo para hacerlo. Una más es no acudir a audiencias programadas porque están defendiendo a otra persona, o bien cambiar de estrategia y de equipo de en el último minuto. De todo ha habido en los últimos meses.

Mira: Sinibaldi se pronuncia por señalamientos pero sigue prófugo

La única pieza ausente en esta trama, de cuya filmación somos testigos en vivo y en directo, es la heroica prueba que eche por la borda todos los señalamientos. Hasta ahora nos hemos quedado en negación, invocación al Ser Supremo y en queja por la despiadada persecución. Quizá la heroica prueba resulte tan esquiva porque simplemente no existe. 

Para saber más: Juan de Dios Rodríguez: Jesucristo es mi abogado y el fiscal es Satanás

*Las opiniones publicadas en las columnas son responsabilidad de su autor, no de Soy502

09 de febrero de 2017, 18:02

cerrar